El SAS apuesta por la investigación


Se han resuelto tres convocatorias orientadas a impulsar la investigación en los centros sanitarios públicos de Andalucía

Imagen de laboratorio./Foto: UCO investigacion contrataciones Salud viruela
Imagen de laboratorio./Foto: UCO
Imagen de laboratorio./Foto: UCO
Imagen de laboratorio./Foto: UCO

Un total de 50 unidades asistenciales de centros públicos de Andalucía se han beneficiado de las acciones para el refuerzo con recursos humanos de la actividad investigadora del Servicio Andaluz de Salud (SAS), convocatorias destinadas a impulsar la práctica científica y el desarrollo de la investigación en salud.

Estas acciones, que se han resuelto recientemente, contemplan tres modalidades diferentes: acciones A, B y C. En este sentido, 46 unidades clínicas han resultado seleccionadas en la Acción A. Se trata de una convocatoria para el refuerzo anual de la actividad investigadora que se realiza en las unidades clínicas. Las ayudas de esta línea de financiación permiten que profesionales sanitarios, con experiencia en investigación y que lideran proyectos activos, se liberen de actividad asistencial para concentrarse en tareas de investigación mediante la contratación de personal sustituto. En esta convocatoria existen dos modalidades, una de carácter general, de la que se han beneficiado 43 unidades asistenciales; y otra específica para atención primaria, con tres beneficiarias. El presupuesto total que el Servicio Andaluz de Salud destina a esta acción es de 1,3 millones de euros para ejecutar hasta 31 de diciembre de 2022. 

La Acción B, por su parte, está destinada a la incorporación de profesionales asistenciales con trayectoria y formación específica reglada en investigación que hayan finalizado (o estén cursando el último año) los programas Río Hortega o Juan Rodés del Instituto de Salud Carlos III o programas equivalentes. El periodo de contratación abarca cuatro años, aunque puede ser ampliable, y los profesionales contratados compaginarán por igual las tareas investigadoras y asistenciales, así como las docentes propias de la unidad en la que se integren. Concretamente, de esta línea de financiación han resultado beneficiarias tres unidades asistenciales en Córdoba, Málaga y Sevilla en las áreas de Reumatología; Endocrinología y Nutrición; y Enfermedades Infecciosas, Microbiología y Medicina Preventiva, respectivamente. 

Con estas tres nuevas ayudas, son ya un total de 19 Unidades Clínicas del SAS las que se han beneficiado de esta acción de refuerzo de su actividad investigadora desde la puesta en marcha de esta convocatoria en 2018. 

Por último, la Acción C, conocida como programa Nicolás Monardes, se ha resuelto con la incorporación de un nuevo investigador consolidado en la Unidad Clínica de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga. Esta iniciativa pretende captar talento senior y dar estabilidad y continuidad científica en la sanidad pública de Andalucía a investigadores que han concluido otros programas posdoctorales y que investigan en la solución a problemas de salud. El presupuesto para esta línea de financiación es de más de 250.000 euros para cuatro años. 

Desde que se convocó por primera vez en 2012 se han formalizado 40 contratos en el marco de esta acción. 

Generación del conocimiento y su aplicación asistencial

La Fundación Progreso y Salud presta apoyo al SAS en la gestión de esta convocatoria orientada a reforzar la actividad investigadora con recursos humanos. A partir de la recepción de las solicitudes se abre un periodo de validación administrativa y técnica en el que se analizan los expedientes y se vela por el cumplimiento de todos los requisitos de participación. 

Todas estas convocatorias forman parte de las acciones planificadas por el SAS, en el marco de la Estrategia de I+D+i aprobada por la Consejería de Salud y Familias para impulsar el desarrollo de la I+i en el Sistema Sanitario Público de Andalucía y persiguen alcanzar uno de los mayores retos de la investigación biomédica: reducir la brecha existente entre la generación de nuevos conocimientos y su aplicación en la resolución de los problemas de salud de la población.