AENA recurre la sentencia que le condena a pagar las expropiaciones del aeropuerto


El grupo socialista ha guardado silencio en este mes y el diputado Antonio Hurtado ha sido el único que se ha pronunciado contra el recurso

aena Aeropuerto./Foto: LVC
Aeropuerto de Córdoba. /Foto: LVC
aena Aeropuerto./Foto: LVC
Aeropuerto. /Foto: LVC

Contra el pronóstico del gobierno municipal, la agencia estatal AENA, dependiente del Ministerio de Fomento, ha anunciado ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que va a recurrir la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Córdoba que libraba al Ayuntamiento de pagar 7,4 millones, más unos intereses que engordarían la cifra hasta los 20 millones, por las expropiaciones de las parcelas para ampliar la pista del aeropuerto.

El portavoz del PP, Miguel Ángel Torrico, al conocer días atrás esta intención ha mostrado hoy una «gran decepción de esta agencia dependiente del Gobierno de España, que perjudica a Córdoba y está en contra de los intereses de Córdoba».

El PSOE guarda silencio sobre AENA

Tras conocerse la sentencia, el alcalde, José María Bellido, apeló al PSOE para que no se recurriera ante una instancia superior, como finalmente ha ocurrido. A lo largo de este casi mes transcurrido, el grupo municipal socialista ha guardado silencio, aunque anunció que haría pública su postura, como adelantó la concejal Carmen Campos, algo que finalmente no ha ocurrido.

El único socialista que se ha pronunciado ha sido el diputado Antonio Hurtado, quien desde un primer momento ha reconocido que que AENA no debería recurrir la sentencia, sino acatar el fallo judicial.

Ante esta situación, Torrico ha anunciado que en el próximo Pleno presentará el PP una moción para que todos los grupos que componen la Corporación «se manifiesten al respecto, rechazando el recurso de AENA y respaldando los intereses de la ciudad de Córdoba».

Por su parte, el delegado de Hacienda, Salvador Fuentes, ha explicado que el recurso presentado por AENA es «un auténtico despropósito», porque el Ayuntamiento no tenía porqué hacer frente a la expropiaciones para un aeropuerto que depende del Gobierno, además de que se reconoció por la Junta Provincial de Valoraciones que se estaban pagando «a precio de oro» que, por cierto, no había decidido el Ayuntamiento.