Los comerciantes ambulantes convocan movilizaciones


«Ante esta situación límite, ha llegado el momento de decir basta»

Asamblea de los ambulantes./Foto: COMACOR
Asamblea de los ambulantes./Foto: COMACOR
Asamblea de los ambulantes./Foto: COMACOR
Asamblea de los ambulantes./Foto: COMACOR

La Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes de Córdoba (COMACOR) iniciará el próximo lunes una serie de movilizaciones aprobadas en la reciente asamblea multitudinaria celebrada con carácter urgente por los trabajadores del sector. En esta reunión informativa se abordaron los acuciantes «problemas derivados de la falta de diálogo, comunicación e insensibilidad por parte del Ayuntamiento, incapaz de solventar distintos frentes abiertos que están desembocando en un genocidio laboral sin precedentes en la venta ambulante».

Como han informado en un comunicado «los vendedores han visto cómo en los últimos tiempos han venido agravándose distintas situaciones que inciden directamente en el pan de las familias, a las que el Ayuntamiento es incapaz de dar solución y que están desembocando incluso en la extinción sistemática de licencias. Los problemas, originados por decisiones arbitrarias y discriminatorias de técnicos municipales de la Delegación de Comercio y placeros, han despertado la indignación del sector, colmando su paciencia, por lo que ha optado por la movilización ante los oídos sordos del alcalde, a quien solicitaron una reunión hace meses y del que no han recibido respuesta alguna, mientras los problemas han seguido agravándose, haciéndose insostenibles».

COMACOR ha anunciado que, «ante esta situación límite, ha llegado el momento de decir basta, y así el lunes tendrá lugar una manifestación, a la que seguirá el martes una concentración en El Arenal y el cierre de todos los mercadillos de esa jornada, no descartándose más medidas si no se avanza en soluciones. Las protestas quieren levantar la voz ante lo que consideran un ‘bulling laboral’ por parte del Ayuntamiento en distintas cuestiones como la renovación de licencias, el abuso insensible de trámites administrativos por parte de la Delegación de Comercio, la despótica gestión de las listas de espera por parte de los placeros y el régimen disciplinario al que éstos nos someten día a día. A esto se une a la incapacidad municipal para dar soluciones a la celebración de los mercados nocturnos, que llevan en terreno baldío desde hace meses, en un partido eterno de pimpón entre las distintas delegaciones».

La asamblea, en la que participó una amplísima representación de la venta ambulante, decidió «por unanimidad que ha llegado el momento de luchar por la dignidad y el futuro del sector, y hacer frente al trato discriminatorio, y en algunos casos vejatorio, por parte del Ayuntamiento. El colectivo considera que el fin de estos actos es exterminar la tradición de la venta ambulante en Córdoba a base de aplicar una ley de manera restrictiva, de forma que nunca es favorable a los derechos del sector. Los ambulantes consideran al alcalde incapaz de poner orden en una situación insostenible que afecta a los cientos de familias humildes que desarrollan su actividad en los mercados que cada semana se celebran en los distintos barrios de la capital, contribuyendo a la importante labor económica que realizan tradicionalmente los mercadillos».