El Ayuntamiento prevé ampliar el Jardín de los Poetas mediante una expropiación


La actuación contempla también la alineación de la trasera de las viviendas de San Juan de Palomares

jardín
Acceso al Jardín de los Poetas desde la Fuensantilla. /Foto: LVC
jardín
Acceso al Jardín de los Poetas desde la Fuensantilla. /Foto: LVC

El Consejo Rector de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) va a acordar en su reunión de mañana iniciar los trámites de una expropiación que permitirá la ampliación del Jardín de los Poetas, situado tras la muralla del Marrubial y que va desde el colegio de los Trinitarios hasta la Fuensantilla.

La superficie afectada por la expropiación es de 1.256 metros cuadrados, la propiedad corresponde a la Comunidad de Trinitarios de la Provincia del Espíritu Santo, y está situada en el extremo meridional del Jardín de los Poetas, entre el patio del colegio y la salida a través de la muralla.

Esta intervención, además de la ampliación de la zona verde permitirá la alineación de la trasera de las viviendas situadas en la calle San Juan de Palomares. En el Plan Especial de Protección del Casco Histórico está calificada como la actuación A-10, con una adquisición programada para el tercer cuatrienio del mismo que, al no ejecutarse, procede iniciar la expropiación. Los servicios técnicos de la GMU han valorado en 366.232 euros este suelo.

Historia del Jardín de los Poetas

El Jardín de los Poetas fue una actuación del Ayuntamiento realizada en 1992 que vino a aprovechar un suelo sin uso, procedente del antiguo huerto de los trinitarios, y sirvió para dotar de una zona verde a esta zona intramuros.

El diseño del jardín correspondió al arquitecto municipal Juan Serrano, quien usó el agua como eje, ya que a través de estanques, canales y fuentes está presente a lo largo de su superficie. El espacio se dotó de la correspondiente arboleda así como de pérgolas con la finalidad de proporcionar sombra.

El Jardín de los Poetas se completó con una pintura de José Duarte que ocupa la medianera de una vivienda y que ha sido restaurada hace ahora un año por la Gerencia Municipal de Urbanismo. Esta obra consiste en un trampantojo que ofrece la sensación de profundidad en un espacio donde antes sólo había un muro.