La necesaria colaboración privada para la mejora del medio forestal


Giuseppe Aloisio y Rafael Navas aportan su visión sobre la gestión de los montes en Andalucía en un acto organizado por La Voz de Córdoba

forestal
Rafael González, Rafael Navas, Giuseppe Aloisio y Antonio Prieto. /Foto: Jesús Caparrós
forestal
Autoridades y participantes. /Foto: Jesús Caparrós

Si algo quedó claro en el acto organizado por La Voz de Córdoba para abordar la colaboración público privada en la gestión de los terrenos forestales es que hay que poco menos que darle la vuelta, como si fuera un calcetín, a todo lo que se ha hecho hasta ahora en esta materia. Eso sí, que nadie espere resultados de hoy para mañana porque los objetivos hay que fijarlos a largo plazo. Con estos cambios, habría actividad económica, el monte volvería a estar vivido y se reduciría el número y la intensidad de los incendios forestales.

‘La política forestal en Andalucía. Espacio de futuro para la colaboración público privada’, ha sido el nombre del encuentro organizado por este periódico y celebrado ayer en el centro cultural José Luis García Palacios dentro del ciclo ‘Excelencia empresarial en los servicios públicos’. El mismo ha contado con el patrocinio de la Fundación Sebastián Almagro y la colaboración de Construcor, Asfaco, Asaja Córdoba, CIAC, Grupo Rosmarino, Jamsa y la Fundación Caja Rural del Sur. En la mesa, el director general de Política Forestal y Biodiversidad de la Junta, Giuseppe Aloisio, y el secretario general de Asaja Córdoba, Rafael Navas, moderados por el redactor jefe de este diario, Rafael González, y con la participación del director gerente de La Voz, Antonio Prieto.

forestal
Giuseppe Aloisio. /Foto: Jesús Caparrós

Aloisio, a lo largo de todas sus intervenciones, dejó claro que la actuación del Gobierno andaluz en esta materia no es nada continuista con sus predecesores. Ha explicado la pauta de trabajo en la que figura en los primeros puestos la redacción de una nueva ley forestal que sustituya a la de 1992, cuyos trabajos han comenzado y se quiere participar a los sectores implicados para lograr «una ley funcional y no conservacionista».

Navas por su parte, ha ido más allá y le ha señalado al director general de la Junta que, efectivamente, «hay mucho por hacer, pero también hay mucho que deshacer», en alusión directa a las normativas conservacionistas que lastran la actividad en el medio ambiente. El secretario general de Asaja ha reclamado valentía al Gobierno andaluz en esta materia, porque «hay que tomar decisiones y no dejarnos llevar por lo políticamente correcto».

forestal
Rafael Navas. /Foto:Jesús Caparrós

Todo el trabajo que se hace en este campo desde ha Junta de Andalucía se planifica desde el denominado efecto catedral, en alusión a un pensador noruego, citado por Aloisio, que decía que comenzaban un trabajo teniendo claro que no lo iban a ver concluido.

Las actuaciones son muchas, desde incrementar la plantilla de ingenieros de Montes en la Dirección General a hacer posible, por ejemplo, la posibilidad de entregar en concesión los cortafuegos «para que empresarios y ganaderos le saquen un rendimiento y nos ayuden», así como hacerlo con los montes, aunque con concesiones a largo plazo «para gestionarlos y tener rentabilidad».

forestal
Rafael González, Rafael Navas, Giuseppe Aloisio y Antonio Prieto. /Foto: Jesús Caparrós

Desde Asaja Córdoba, su secretario general ha reconocido el cambio habido en los últimos años en la Junta de Andalucía, aunque, en cambio, «tenemos muchísimos problemas con la Administración central», de la que ha dicho que ha creado «una maraña administrativa en 40 años». La ha acusado de «estar fuera de la realidad», ha detallado los perjuicios de todas las normativas impuestas en los últimos tiempos y ha calificado al departamento responsable como «el ministerio de la traición ecológica».