El Círculo de la Amistad hace accesible su patrimonio artístico gracias a una ayuda del Imdeec


El edificio conserva obras de arte de los dos últimos siglos con la firma de destacados artistas

círculo amistad
Blanca Torrent y Nicolás de Bari Millán. /Foto: LVC
círculo amistad
Blanca Torrent y Nicolás de Bari Millán. /Foto: LVC

Los salones y paredes del Real Círculo de la Amistad atesoran obras de arte de primera fila que en breve serán más accesibles, tanto por visitas presenciales al propio edificio como a través de las nuevas tecnologías. Todo ello será posible en breve gracias a una de las ayudas concedidas el pasado año por el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo (Imdeec) destinadas a entidades sin ánimo de lucro.

Firmas como las de Romero de Torres, Muñoz Lucena, Díaz Huertas o Rodríguez de Losada, junto a otras más recientes como las de Fernando Zóbel, Gerardo Rueda, Félix Millares o Ginés Liébana, entre otras, componen un patrimonio que será «accesible para todos», como ha explicado la presidenta del Imdeec, Blanca Torrent.

En concreto, con la subvención concedida por el Imdeec de 20.000 euros, más otros 14.000 euros que aportará la entidad, el Círculo de la Amistad va a proceder a la señalización de los espacios expositivos, se facilitarán audioguías, habrá visitas guiadas, así como habrá una difusión a través de conferencias o de la edición de libros, como los dos que ya están preparados a cargo de Roberto Carlos Roldán. 

El patrimonio inmaterial del Círculo

El vicepresidente del Círculo de la Amistad, Nicolás de Bari Millán, ha destacado la importancia de que el edifico que acoge a la entidad es una casa viva, con actividad constante y que entre sus muros se guarda también un patrimonio inmaterial, como «las vivencias de la casa, de las que estamos orgullosos, están presentes y forma parte de nuestra identidad». 

Millán ha detallado que los bienes culturales se encuentran repartidos en tres bloques: la obra pictórica, repartida por prácticamente todo el Círculo de la Amistad; la escultórica, con piezas de Venancio Blanco o de Marcel Martí, y la biblioteca, con más de 25.000 volúmenes ya catalogados. «Aquí convivimos con estas obras de arte, pero faltaba que estuvieran más abiertas a la sociedad», ha rematado el vicepresidente de la entidad.