David Palomar, cantaor: “8 Miradas habla de cosas que me rozan, que me duelen, que mueven mi interior”


El artista habla de su nuevo proyecto, repasa su trayectoria, confiesa su especial relación por Córdoba y también de su afición por el Carnaval

David Palomar./Foto: Arte y Más
David Palomar./Foto: Arte y Más
David Palomar./Foto: Arte y Más

Hace más de 25 años, una comparsa de Tino Tovar descubría a uno de los autores más prometedores del Carnaval de Cádiz. Junto al autor, un grupo de jóvenes talentos, entre los que estaba Jesús Bienvenido, deslumbraron a los aficionados de Cádiz y de Andalucía. Aquella fue la primera vez que, sin saberlo, escuché junto a otras 14, la voz de David Palomar. Década y media más tarde, una Noche Blanca del Flamenco, aquel joven comparsista ya era una voz consagrada del flamenco y en la Plaza del Potro hizo las delicias de los numerosos asistentes a un concierto que contó hasta con el improvisado baile de Sara Baras.

El próximo 16 de septiembre, David Palomar (Cádiz, 1977) publicará su nuevo disco, 8 Miradas. Del álbum ya se han adelantado varias canciones, que dan la medida de un cantaor que no es un verso suelto del flamenco, sino un alma libre que lleva a su tierra por bandera y que guarda de Córdoba el mejor de los recuerdos y dos premios nacionales.

En la siguiente entrevista, el artista habla de su nuevo proyecto, repasa su trayectoria, confiesa su especial relación por Córdoba, a la que vendrá en octubre con Universo Cádiz, y también habla de su afición al Carnaval.

Su última canción es A orillas del Palmar.

Se ha colado sin llamar, porque el disco estaba cerrado. Es un tema que tenía muchas ganas de hacer porque, a pesar de ser un cantaor flamenco como todo el mundo conoce, soy bastante melómano y siempre me había llamado la atención la música de la República Dominicana, sobre todo la bachata, y tenía muchas ganas de hacer mi versión. Estoy muy contento, la gente la ha recibido con mucha alegría y el tema remata un disco que tiene un contenido especial para mí. Es profundo el disco que va a salir en septiembre.

¿Cómo va a ser el disco?

David Palomar./Foto: Arte y Más

Llevo ya cinco temas adelantados, porque con la pandemia hemos tenido que jugar las cartas de otra manera, hemos sacado tema a tema. Se llama 8 Miradas y habla de cosas que me rozan, que me duelen, que mueven mi interior y crean una reacción, de respuesta, en forma de canción. Hay canciones que hablan de la contaminación en los océanos, de la violencia de género, de la inmigración en el Estrecho, de la locura, de la gente vaga, de la involución humana… Es un disco muy mío, muy David Palomar, con mucho flamenco y mucha música. Muy libre, creado desde el flamenco pero sin ataduras, dando rienda suelta a la imaginación y a la música.

Hay canciones como Evolución, revolución y A orillas del Palmar que son muy distintas.

Claro que sí. Después Evolución, revolución vino El Desmadre que es una rumba con un rollo más catalán, pero más melódico. Son cosas muy distintas. Ha sido un disco creado desde la más pura libertad, buscando más contar cosas que llevar una línea musical. Es fusión y, sobre todo, contar cosas, que es lo que más hace falta y alzar la voz.

Decía que con la pandemia ha tenido que jugar las cartas de otra manera, cómo le ha cambiado.

David Palomar./Foto: Arte y Más

A mí me ha dado que pensar. En particular, ha agudizado el ingenio, se podría decir, y la forma de ver las cosas. Yo que siempre he sido una persona que he disfrutado mucho los instantes, lo he vivido desde pequeño así, porque va con tu manera de vida, con tu barrio, con tu gente, con tu familia… lo que me ha hecho ver es que la vida son solo instantes y hay que ir de frente, intentar estar pendiente de todo lo que te ocurre y ser partícipe y activo en las cosas de la vida. No se puede uno mantener al margen y estar callado y pasar sin pena ni gloria. Hay que comprometerse con la vida en todos los aspectos. A mí la pandemia, eso me lo ha recalcado un poquito más.

 Hablamos del presente, pero tiene una amplia trayectoria.

Hay discos por ahí (risas). No es una discografía muy extensa. Mi primer disco de juventud fue Levantito, de fusión flamenca, que tenía la herencia de los Ketama y La Barbería del Sur. Lo recuerdo, con mis 18 años que tenía, con mucho cariño, fue una vivencia preciosa. Después está Trimilenaria, que lo hice después de ganar los dos premios nacionales de Córdoba, fue muy flamenco y dedicado a Cádiz. Le siguió La Viña, cantón independiente, donde hay mucho flamenco y mucha fusión. Denominación de Origen es muy David Palomar, porque ahí ya prácticamente el 90% del disco era de autoría propia. Y, desde ese hasta el que va a salir, se han edtado cosas, perno discos. Espectáculos como La Dama del Poncho Rojo, del que se hizo un disco que nunca salió por circunstancias que se dieron. Se han hecho muchas cosas como ¿Qué pasaría si pasara? O el Réquiem de Mozart con la Coral de la Universidad de Cádiz. Y ya llegamos a este 8 Miradas que, si Dios quiere, el 16 de septiembre saldrá a la luz y ya lo podrá tener la gente tanto en formato de CD como en vinilo.

Ha sido un disco creado desde la más pura libertad, buscando más contar cosas que llevar una línea musical.

Vendrá a Córdoba.

Será el 8 de octubre en el Góngora. Ahí vamos a hacer Universo Cádiz, que es un espectáculo flamenco, que vengo haciendo desde hace un año. 8 Miradas pisará Córdoba a finales de 2023. En Villanueva de Córdoba es otro espectáculo de cuatro artistas: El Junco, Roberto Jaén, Ricky Rivera y yo.

¿Llegar a esta tierra es especial?

Muy especial, porque Córdoba me dio la posibilidad de dar el salto adelante. Dice la gente, con premio o sin premio podías haberlo hecho, digo sí, porque Camarón no tuvo premio y lo que formó. Pero no todo el mundo es Camarón (risas), por descontando, entonces los demás mortales tenemos que demostrar las cosas andando y esos premios me valieron como un pasaporte, un aval para decir yo soy David Palomar y estoy aquí para contar mis cosas. Tiré hacia adelante y empecé mi carrera en solitario. Gracias a Dios, llevo 25 años de carrera, de los que 12 son en solitario y eso se lo debo a lo que ocurrió en Córdoba.

Gracias a la afición tan grande que tengo al Carnaval y a esa pasión que siento por la ciudad, me brindaron esa oportunidad y ahí quedó.

También es un gran aficionado al Carnaval.

Cuando empecé en este mundo profesionalmente dejé el Carnaval. Llevo sin pisar las tablas del Falla más de 25 años, en una agrupación oficial. Lo que si es verdad que, como aficionado, me gusta estar pendiente. Sigo el concurso, veo los ensayos generales de los compañeros, soy amigo de casi todo el mundo. Las cosas como son, tengo la gran fortuna de colarme en cualquier ensayo y disfrutar de esos momentos que me encantan.

Y ha sido pregonero del Carnaval de Cádiz.

Me hicieron pregonero y eso fue un puntazo. Son cosas que se quedan ya marcadas para tu vida y privilegios que le suceden a pocas personas. Me sentí especial, que Cádiz me estaba devolviendo ese cariño que en todos mis discos, en toda mi vida se me llena la boca de Cádiz. Gracias a la afición tan grande que tengo al Carnaval y a esa pasión que siento por la ciudad, me brindaron esa oportunidad y ahí quedó. Volvería a repetir el pregón mil veces. Lo disfruté muchísimo.

¿Qué retos tiene por delante David Palomar?

David Palomar./Foto: Arte y Más

Mi prioridad es el disco, porque es un reto muy grande. Todo el mundo sabe lo que significa el flamenco y las trabas que siguen existiendo y, por  lo tanto, ese disco es la prioridad más grande, porque llevo trabajando en él casi tres años. Lo que venga, no lo sé. Mi intención es seguir con mis recitales de flamenco e ir abriendo un poco el abanico en festivales de música y teatros. Seguir creciendo en i música e indagando y hacer lo que me plazca.