Asaja comprende los problemas de los transportistas


Pide a los transportistas sensibilidad con el sector agrario y fijen y respeten unos servicios mínimos para que “no se paralice la actividad en el mundo rural”

Una gran cantidad de camiones han realizado una marcha lenta, como señal de protesta por sus malas condiciones laborales./Foto: Eduardo Briones - Europa Press asaja
Una gran cantidad de camiones han realizado una marcha lenta, como señal de protesta por sus malas condiciones laborales./Foto: Eduardo Briones - Europa Press
Una gran cantidad de camiones han realizado una marcha lenta, como señal de protesta por sus malas condiciones laborales./Foto: Eduardo Briones - Europa Press asaja
Una gran cantidad de camiones han realizado una marcha lenta, como señal de protesta por sus malas condiciones laborales./Foto: Eduardo Briones – Europa Press

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha mostrado su comprensión y comparte los problemas de los transportistas ya que “muchos de ellos son los mismos que tienen los agricultores y ganaderos”, tales como subidas de costes, subidas de impuestos y de cotizaciones sociales, generados, fundamentalmente, “por el voraz e injusto afán de recaudar impuestos del Gobierno, que ha perdido toda la sensibilidad social”.

Por ello, Fernández de Mesa exige al Gobierno que atienda, de inmediato, “las legítimas demandas de los transportistas, ahogados por estas brutales subidas”. Le pide que “actúe, de una vez por todas, afronte los problemas que tienen los españoles y se deje de propaganda”.

No obstante, también pide a los transportistas sensibilidad con el sector agrario y fijen y respeten unos servicios mínimos para que “no se paralice la actividad en el mundo rural” porque las dificultades, ahora mismo, tienen dos sentidos: el del abastecimiento a los agricultores y ganaderos y el de la forma en que lo que el campo produce tiene que llegar a quien lo ha comprado.

Por ello, Asaja considera que “las legítimas protestas nunca deben hacerse con violencia y debe respetarse la libertad de las personas”, por lo que condena los piquetes, igual que lo condena “en cualquier otro tipo de huelga, pues no son con compatibles con la democracia”.

Fernández de Mesa concluyó recordando a la sociedad las dificultades que atraviesa igualmente el sector agrario, por lo que hizo un llamamiento para acudir a la manifestación del próximo domingo, 20 de marzo, “en defensa de nuestros intereses y de los del conjunto de la sociedad, porque depende de los alimentos que producimos y los paisajes y biodiversidad que conservamos”.