En economía nada es inmediato, por suerte; pero todo llega, por desgracia


Celebran un crecimiento del 6,6% con respecto al año anterior, sin decirnos, que gran parte de ese crecimiento proviene de un ingente gasto fiscal

economía
Vacaciones./Foto: LVC
economía
Vacaciones./Foto: LVC

Finalizó el mes de julio con los datos adelantados del IPC, PIB y empleo y con ellos, damos carpetazo a una “temporada económica” más, ya que, el mes de agosto y septiembre permanecerán sin cambios evidentes. Los cambios vendrán a partir de octubre. Como es lógico, la mayoría de los medios de comunicación han copado muchas portadas analizando los resultados económicos de estos indicadores mencionados y, oh sorpresa, con pequeñas excepciones, ningún medio ha sido capaz de analizar y más importante aún, de trasladar dicha información de forma real y responsable a la ciudadanía.

Lo que me parece demencial, al tiempo que paradójico, es que muchos medios de comunicación y el propio gobierno saquen pecho de los datos de empleo, cuando solamente desde enero han quebrado más de 12.000 empresas y sabiendo que las horas trabajadas efectivas han caído un 3,8% con respecto al año anterior. ¿Cómo se puede sacar pecho de nuestro crecimiento económico cuando en lo que va de año hemos crecido solamente un 1,3%, teniendo en cuenta que en el 3T y 4T deberíamos crecer más de un 3% (España jamás lo ha hecho a lo largo de su historia) para alcanzar la previsión del gobierno? ¿Cómo se puede mirar hacia otro lado con los datos del IPC en un 10,8%, sabiendo que el gasto fiscal por parte del ejecutivo supuso el año pasado un 30% del PIB?

Si analizas cualquier indicador económico de forma correcta, nos muestran que nuestra economía va de cabeza a una recesión económica. Lo que nos diferencia de los demás países de nuestro entorno es que vamos con retraso y aparte, la economía española es menos compleja y más cíclica que otras, por eso somos la única economía que no ha recuperado aún los niveles previos a la pandemia (2019). 

Lo que ocurre, se puede comparar con las distintas etapas que atraviesa un ciclista a lo largo de una carrera. Hay tramos de la misma, que son cuesta arriba y otros cuesta abajo. Que nuestro país esté recorriendo el tramo más ventajoso del recorrido y otros países como Alemania estén sufriendo el comienzo del tramo cuesta arriba, no significa que ellos estén haciendo peor carrera que nosotros, ni mucho menos, lo que significa es que vamos detrás suya, que vamos con retraso, y lo que ellos experimentan ahora, es lo que experimentaremos nosotros en la primavera de 2023, que no es otra cosa que el tramo cuesta arriba del recorrido, es decir, la recesión.

Como decía, los análisis económicos lejos de ser rigurosos, más bien llevan consigo fuertes tintes políticos. Con respecto a los datos de empleo, no cuentan que engloba la cifra de los 20,4 millones de ocupados ¿y qué engloba?; Engloba a personas de 16 o más años que durante la semana de referencia ha estado trabajando durante al menos una hora a cambio de una retribución en dinero o especie. Tremendo.  Por favor, un fijo discontinuo sigue contemplándose como indefinido cuando se encuentra desempleado cobrando el paro, por lo tanto, ¿Qué sentido tiene que se considere como un trabajador indefinido? En octubre las empresas deberán hacer fijos discontinuos a sus trabajadores temporales de toda la vida, ya veremos a ver qué ocurre.

Con respecto al PIB, siguen tomando como referencia datos de base con los que aprovechan la coyuntura que atravesamos, recordad, la etapa “más llevadera” de la carrera. Celebran un crecimiento del 6,6% con respecto al año anterior, sin decirnos, que gran parte de ese crecimiento proviene de un ingente gasto fiscal (alrededor de 350.000 millones de euros) por parte del gobierno en el último año, como consecuencia del enorme endeudamiento al que nos hemos sometido. 

Por último, el IPC. Simplemente decir que la cifra alcanzada no se veía en este país desde septiembre de 1984. También me gustaría matizar que el IPC y la inflación no son lo mismo. EL IPC es lo que mide lo que suben los precios y la inflación la pérdida de poder adquisitivo de la economía en cuestión. La inflación es acumulativa, por lo tanto, aunque nos cuenten en los próximos meses que los precios están descendiendo para nada es así. Nos esperan muchos meses de crecimientos endebles, casi nulos, y subidas de precios, mucho más moderadas, todo hay que decirlo.

Es sorprendente escuchar a los políticos de cualquier signo político hablando de que hay que incentivar y potenciar el consumo; unos por medio del endeudamiento, (PSOE) otros a través de bajadas de impuestos (PP), y lo que no entienden, o eso parece, es que lo que hay que potenciar es el capital, el ahorro y la inversión para generar crecimientos saneados y robustos, los cuales nos permitirán correr más y más rápido las  etapas cuesta abajo y sobrellevar de forma sólida y solvente las etapas cuesta arriba.