Los fantasmas del ‘Plan E’ sobrevuelan los fondos europeos


El Banco de España enmienda al Gobierno y reduce un 90% el impacto de los fondos de la UE en el PIB

«Cuanto más ‘planifica’ el Estado, más difícil se vuelve la planificación para el individuo» Friedrich Hayek 

 

Desde hace unos días el tema de los fondos europeos está generando mucho interés a la vez que desconcierto entre la población, debido a que los famosos fondos europeos se vendieron desde el poder político nada más y nada menos como un arma letal contra la crisis, un arma poderosa con la que combatir todos los males que azotan nuestro país y mas concretamente, nuestra economía desde hace ya camino de dos años en aquel fatídico 15 de Marzo en el cual se decretó el estado de alarma y el posterior confinamiento domiciliario, que por cierto, fue ilegal y anticonstitucional, simplemente recordarlo. Pues no, no lo son, y es más, para España se pueden convertir en todo lo contrario.

Mario Draghi durante su mandato (2011-2019) como presidente del BCE lo advirtió en varias ocasiones, las mismas que en las que parte de los líderes europeos hicieron caso omiso y la afirmación que no se cansó de repetir el tecnócrata italiano era; “Cualquier plan de estímulo a una economía, cualquier ayuda que se le preste debe ir acompañada de un minucioso plan de ajustes y reformas en la misma, sino, no sirve para nada”. Esto quiere decir que no sirve de nada que cualquier gobierno de turno celebre ayudas e intervención económica llegada desde Bruselas si luego no se acometen los ajustes y reformas que hemos comentado varios economistas en reiteradas veces que necesita nuestro país. Y, ahora bien, ¿Qué ocurre con los fondos europeos? ¿Van a llegar? ¿Han llegado ya? ¿Serán efectivos para la sociedad?

Los famosos fondos europeos consisten en un paquete de ayudas de alrededor de 70.000 millones de euros que la Unión Europea a través de su órgano competente nos inyecta para acometer “modernizaciones en nuestra economía” y así paliar los brutales efectos adversos que la pandemia nos ha dejado. El Banco de España en los últimos días ha reducido en un 90% el impacto que estos fondos tendrán sobre nuestra economía, y esta institución no es sospechosa de ser un organismo adalid del “salvaje” capitalismo y del “malvado” libre mercado. Tras lo descrito líneas arriba paso a explicar lo que en mi opinión son las claves para la ejecución de los fondos europeos.

Clave 1: BUROCRACIA EXCESIVA. Procesos burocráticos extensos que impiden que la ejecución de los planes previstos sea nada más y nada menos que una quimera. Cuando ya dichos procesos se han superado la pregunta es… ¿Qué proyectos pueden ser rentables y generar el máximo valor añadido a la sociedad y a la economía? De ahí nace la segunda clave.

Clave 2: FALTA DE INFORMACIÓN. Es verdaderamente irracional y arrogante pensar que desde el gobierno se puede tener la información especializada de cada sector productivo de la economía y a su vez, conocer las necesidades y proyecciones de cada uno de manera precisa. Los empresarios son los que tienen esa información, pero no, ellos no son los que deciden que hacer con esos fondos, háganme caso, nos iría mucho mejor si ellos decidieran. A lo largo de la historia ha quedado de manifiesto que el Estado no está ni estará capacitado para invertir en proyectos empresariales con los que obtener alto valor añadido y rentabilidad en el corto y medio plazo.

Clave 4: PRIORIDADES Y FALTA DE FISCALIZACION.  El gobierno ya está priorizando parte de esas ayudas a Comunidades Autónomas e instituciones públicas, ya que, no hay organismos internos que fiscalicen la labor del gobierno a la hora de ejecutar dichos fondos, hasta el propio poder político lo admite y dice que no sabe si las empresas están recibiendo los fondos (Nuestros políticos no sabrán hasta abril si el dinero ha llegado a las empresas).

Ahora más que nunca sobrevuelan sobre nuestra economía los fantasmas del “extraordinario” PLAN E ejecutado en España en 2009-2010. Dicho plan consistió en una inyección de más de 50.000 millones de euros repartidos entorno a 30.000 proyectos, que todos sabemos perfectamente como acabó, como uno de tantos planes de estímulo ruinosos llevados a cabo y ejecutados por el poder político que lo único que generó fue más deuda pública y como consecuencia un galopante déficit público que nos llevaría más tarde allá por julio de 2012 al borde de la quiebra, cuyo presidente del BCE por aquella época impidió, pronunciando sus famosas palabras en aquel congreso de Londres que fueron; “Whatever It Takes”.

Me gustaría concluir afirmando de forma positiva que los fondos europeos supondrán un gran empujón para nuestra economía, que supondrán un estímulo sano y real para la misma, pero no, y no lo digo yo, lo dicen instituciones de todo tipo las cuales presentan datos donde prevén que el impacto que tendrán en nuestra economía será prácticamente nulo y como consecuencia el crecimiento exponencial del que tanto se habló y se habla será inexistente.