Agradecido y emocionado


Post de inauguración de mi blog en La Voz de Córdoba!

A todos los que la presente vieren y entendieren quiero expresarles mi más cordial bienvenida a este blog (acabo de comprobar que el término está reconocido por la RAE, no se crean). Los amigos de La Voz de Córdoba me dan bondadosamente la
oportunidad de manifestarme, aquí, periódicamente, acerca de las cuestiones que me vinieran o viniesen a la cabeza, sin tener conciencia, los pobres, de lo que
hacen. ¡Cuán atrevida es la ignorancia!.

En fin, en tanto en cuanto dure esta experiencia literaria, espero hacerles pasar a
ustedes y ustedas, buenos ratos, y además hacerles pensar. ¡Ay, el pensar! Denostado e hipervalorado a partes iguales en esta sociedad enferma y arrogante.

Intentaré hacerles llegar mis inquietudes de todo tipo, a fin de que, mientras disfrutan ustedes (y ustedas) de su correspondiente tostada con pizquitos de jamón antes de entrar al curro y tener que verle la jeta al jefe y al compañero desaborido que tienen (que lo sé) se lo pasen en grande. Agradeceré su lectura, así como cualesquiera comentarios (y comentarias) que sean tan amables de dejar a pie de página, junto a la firma del abajo firmante, es decir, un servidor de ustedes. “Un servidor, un amigo, un siervo, un esclavo….” que diría Don José Luis López Vázquez en la piel de Fernando Galindo, el cajero/atracador de la oficina bancaria de Atraco a las tres, esa maravilla de la comedia española que no se cansa uno de ver, aunque se tenga que perder para ello a la Pantoja en una isla.

(Ya ven) hablaremos de cine, de música, de toros, de la selección española, del prusés, del tiempo, de lo cara que está la vida y de lo que surja. Mejor será estar leyendo que no haciendo daño en la calle. Lean, amigos, lean. Lean lo que sea, pero lean. En estos tiempos actuales (y en los pretéritos también), necesitamos informarnos, cultivarnos y pertrecharnos de armas en el tarro de las ideas para tratar de defendernos. Defendernos de aquellos que no entienden de barcos a la hora de hacernos la puñeta con toda la saña de la que son capaces. Y no les hablo de los que ustedes están pensando (o sí). Bueno, hablo de los que sean. Ustedes me entienden. No nos queda otro camino.

Y hasta aquí mi rollo epifánico. Lo dicho: a pasarlo bien y nos vemos en los bares y
en La Voz de Córdoba. Por favor, si me ven por la calle, entenderé que hagan como
que no me conocen. La sarta de chorradas que puedo acabar escribiendo será de
aúpa. Como ven confío en mí mismo.

Por último decirles que, cuando haya publicado ochenta o noventa artículos, haré
como el bueno de Pérez-Reverte, los juntaré todos en un libro y a venderlo como
churros. Estaré firmando en la Feria del Libro del Bulevar en 2025, así que vayan
cogiendo sitio en un banco porque la cola será larga. Pero no me vengan con que:
“dedíqueselo a mi tía la del pueblo” y cosas de esas que me volveré una estrellita y
seré estúpido y desaborido como el compañero de trabajo de ustedes. Eso vende y da caché. Además me meteré en muchas polémicas en los medios, muy agrias, por
supuesto, y ganaré pasta para asar una vaca.

¿Piensan que esto es el cuento de la lechera?. Bueno. Ya lo veremos en 2025.

Mientras tanto, aquí les espero. Quieran a la gente de su alrededor y les irá mejor.
Seguro. Besos.

4 Comentarios

Comments are closed.